Algunos profesores no tienen problema de desconectarse del trabajo durante el verano y verdaderamente tomarse un descanso. Disfruta, tu tiempo libre es muy corto y te lo has ganado a pulso.

Pero otros luchan por apagar sus cerebros de profesores y sienten que la cuenta regresiva no se detiene. Puede ser difícil relajarse cuando sabes todo el espero que te espera.

He aquí mi consejo, para aquellos de ustedes que quieran usar parte del verano para aligerar la carga de trabajo: enfócate en tareas que crearán más tiempo para ti en el futuro.

regreso a clases

Generalmente la preparación para volver a la escuela, consiste en ensoñar ideas geniales y opciones decorativas. Este puede ser un trabajo divertido y creativo, pero si es lo único que haces este verano, probablemente descubrirás que tu carga de trabajo sigue siendo enorme, una vez que comiencen las clases.

Estas tareas te ayudarán a sentirte más preparado para el comienzo del año, de modo que podrás estar más relajado este verano… y en verdad te ayudarán a adelantar, para que trabajes menos en otoño.

  1. Identifica tres cosas que te estresaron durante el año pasado y busca formas de subrayarlas o simplificarlas.

¿Pasaste mucho tiempo calificando trabajos? ¿Te quedaste atrapado entre la cantidad de información y el papeleo? Comienza a pensar la mayor cantidad de soluciones que puedas, para que este año sea distinto. ¿Revisaste todas las universidades en eltimon.com? en Puedes hablar con otros maestros, busca consejos en blogs para maestros o Pinterest o lee algún libro sobre el tema. Sé proactivo y hazte cargo de tu propio desarrollo profesional. Si algún aspecto de tu trabajo te ha estado estresando, busca una mejor forma.

  1. Haz un borrador de los arreglos que le harás a tu salón de clases.

Haz un mapa de todo, para que puedas mover los muebles y acomodar las cosas rápidamente, el primer día. Reflexiona profundamente a cerca de dónde guardaras el material, de modo que los alumnos tengan un acceso fácil a él, y en cómo puedes mejorar la productividad y las rutinas de tu aula. Así, cuando comience la escuela, todo lo que tendrás que hacer es llevar a cabo tu plan.

  1. Delinea todas tus rutinas y procesos (y cuándo y cómo vas a enseñarlos)

Escribir todo, solidificará el proceso en tu mente y te dará una referencia si es necesario, para ti o para un sustituto. Si hubieran métodos específicos de los cuales tus estudiantes necesitan recordatorios durante todo el año o que simplemente te vuelven loco, planea una mejor forma…incluyendo cómo vas a enseñar tus expectativas a los estudiantes y modelos, prácticas y refuérzalos.

regreso a clases1

  1. Escribe planes para todas las lecciones que darás la primera semana.

A lo mejor no lo seguirás al pie de la letra o harás todo lo que planeaste, pero debes saber qué es lo que vas a querer enseñar, cuando lo enseñes, y cómo lo harás. Elige ejercicios y recursos para que comiencen a formarse relaciones entre los alumnos y tú y la construcción de comunidad, entonces lo único que te quedará hacer es decidir el día en que los usarás.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *